TratamientoPor lejos, la piel de nuestro cuerpo más difícil de cuidar es el rostro. Es muy delicada y se daña fácilmente con el viento, el frío, el exceso de sol y la contaminación. A eso hay que sumarle la genética.

 

Por esto, es que en Paris te damos cuatro sencillos consejos que ayudarán a tener una piel sana, luminosa y sobre todo, bella. Lo más importante, es que debes planearte una rutina de limpieza y mantenerla en el tiempo.

 

1.- Limpieza: es importantisimol para comenzar a tener un rostro saludable. Hay que tratar de limpiarla en la mañana y cuando acaba tu día. Es aconsejable exfoliar tu cara, cuello y escote por lo menos 1 vez a la semana para eliminar las células muertas.

 

2.- Hidratación: Con los cambios climáticos, nuestra piel tiende a deshidratarse causando que nuestro rostro luzca opaco y sin vida. Así es como la hidratación es fundamental, inclusive si tienes rostro graso debes encontrar la crema adecuada.

 

3.- Cuidado: todas tenemos la piel diferente. Pero para generalizar, se suele dividir en tres categorías: seca, mixta y grasa. Además, hay que sumar factores de riesgos como el envejecimiento prematuro, mala alimentación y fumar, entre otros. Para cada una de estas factores, existe un tratamiento especial; por lo que debes consultar con un especialista.

 

4.- Protección: los rayos UV están en índices extremos por lo que el uso de bloqueador no puede ser opcional. Gracias a la tecnología cosmética que avanza para nuestro favor, ahora puedes encontrar bases de maquillaje que contienen protección solar. Con esto, ayudas a prevenir manchas, arrugas y no te expones gratuitamente a los rayos UVA/UVB.

Dejar respuesta