Las niñas por lo general son muy amigas del color rosa y lo eligen en todas sus facetas: Juguetes, ropa, accesorios, perfumes, y también en la decoración de su dormitorio.

 

Por lo general, se usan los colores más fuertes en la decoración infantil, pero aquí te entregamos una alternativa femenina, con colores más sobrios, y manteniendo ese aire “infantil” que requiere el dormitorio de una niña.

 

Algunos consejos:

 

– Aunque utilices el rosa como “el color” de la habitación, no olvides que actúa mejor sobre una base blanca.

 

– Si usas muebles blancos, dales color con textiles en rosa, verde agua, lila, celeste pálido, amarillo claro, todos son una hermosa combinación.

Dejar respuesta