Chaqueta de cuero, un básico en tu clóset

Siempre he pensado que la chaqueta de cuero es un indispensable, un elemento que imperativamente debe estar en nuestros closet porque es muy versátil y sirve para toda ocasión. Tanto en invierno como en verano o para el día y la noche esta es una prenda atemporal -que si sabemos elegir la indicada- puede ser nuestra mejor amiga por años.

La gracia de la chaqueta de cuero es que es un básico sin serlo. Claramente mi recomendación es tener una negra porque es la más neutra y combina con todo. Pero lo entretenido de esto es que podemos jugar a tener la chaqueta que más nos guste teniendo distintos cortes, formas, terminaciones, aplicaciones, largos, anchos, grosor del cuero –o en su defecto cuerina-, con o sin forro, etc. Las alternativas son miles y las texturas que se logran con las costuras son la clave.

La mayoría de las veces la chaqueta de cuero es catalogada de “motoquera” y por más que esa sea su connotación mayor, la gracia está en que este estilo podemos mezclarlo con el que más nos guste y tener nuestro sello propio. Esa es la mayor virtud de la chaqueta de cuero, que se adapta a todos los estilos, a todas las formas y a las diferentes situaciones de la mañana a la noche. También tiene la gracia de ser un indispensable de lunes a domingo y se adapta a todas las actividades que podamos tener. Definitivamente una característica que la vuelve total y completamente versátil.

Esta maravilla de prenda es definitivamente una inversión, es un elemento que tiene su precio, pero que sí tiene la suerte de convertirse en tu mejor amiga y acompañarte a todas partes; si así lo quisieras. Absolutamente es una de las mejores inversiones que puedes hacer.

Otro aspecto positivo es que las chaquetas son fieles, siempre están trend y dependiendo de cómo la combinemos podemos ocuparlas en invierno con un rico sweater, sin parecer un oso polar. Y en verano, por ejemplo, la podemos usar para protegernos de esa brisa helada de mañana y para salir en la noche. Su estilo nunca te va a defraudar. . . ¡son perfectas!

Para combinarlas mejor siempre es bueno mezclarla con algún tipo de elemento que sea ad hoc a su estilo. Si queremos que nuestro outfit sea más relajado combinarla con jeans y zapatillas está perfecto –es uno de mis outfit preferidos-, ahora si quieres que sea el elemento que equilibre tu tenida, puedes vestir más clásicas, con pantalones o faldas junto con blusas y rematar el look con una chaqueta de cuero, le va a quitar un poco de formalidad pero le va  sumar estilo lo que la convierte en el elemento clave. Y otra alternativa es mezclarla con otro elemento de cuero, sean los zapatos o la cartera y también tomará una forma particular.

Ahora que tenemos todos los elementos para convencernos de que la chaqueta de cuero es un básico indispensable en tu closet, solo tienes que buscar la que más te guste, y tienes que ser conciente de que es una inversión, por lo que elegir y pensar bien cuál es la que quieres realmente, porque te va a servir por años y eso es muy importante.

Como dato les cuento que ésta puede ser de cuero o de gamuza, pero lo importante es que te sientas cómoda, porque a partir de ese momento será tu fuel compañera!

Leave a Reply