De una precisión de sastrería, los vestidos blancos son una manera muy sencilla pero extremadamente elegante y de buen gusto de vestir nuestras tardes primaverales. Las líneas simples y sin muchos adornillos ni detalles dan el sabor de una prenda muy funcional. Se pueden combinar con cinturones delgados y zapatos nude.

Compartir
Artículo anteriorRojo Con Fuerza
Artículo siguienteChaquetas de primavera

Dejar respuesta